Carne compartida de George R. R. Martin

[et_pb_section bb_built=”1″ _builder_version=”3.0.61″ custom_padding=”0px||0px|”][et_pb_row _builder_version=”3.0.61″ background_position_1=”top_left” background_repeat_1=”no-repeat” background_position_2=”top_left” background_repeat_2=”no-repeat” padding_top_1=”0px” padding_bottom_1=”0px” padding_top_2=”0px” padding_bottom_2=”0px” background_color=”#f4f4f4″ custom_margin=”0px|0px|5px|0px” custom_padding=”10px|10px|10px|10px”][et_pb_column type=”1_3″][et_pb_text _builder_version=”3.0.69″ background_layout=”light” text_orientation=”left” border_style=”solid”]

Carne compartida de George R. R. Martin

Autor: George R. R. Martin.

Categorías: Ciencia-Ficción.

PDF     EPUB [/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=”2_3″][et_pb_text _builder_version=”3.0.69″ background_layout=”light” text_orientation=”left” border_style=”solid”]

Moru comprendió la naturaleza de las armas. Finalmente los altos extranjeros habían demostrado a sus guías lo que eran capaces de hacer con los objetos que llevaban en sus cinturones en un estampido y una llamarada. Lo que no pudo saber es que las pequeñas cajas que a menudo llevaban en sus manos, mientras hablaban en su lengua extraña, eran transmisores audiovisuales. Probablemente creyó que eran fetiches. Fue así que cuando mató a Donli Sairn lo hizo a la vista de la esposa de la víctima.

Esto fue una casualidad. Excepto en momentos predeterminados, a la mañana y a la tarde de los días de veintiocho horas de ese planeta, el biólogo, al igual que sus compañeros, transmitía para su computadora. Pero dado que hacía poco que se habían casado, y que eran tan inmensamente felices, Evalyth solía recibir las transmisiones de su esposo siempre que le era posible escapar de sus propios deberes.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This